domingo, 21 de octubre de 2012

MIRANDO AL MAR (Saiz de Marco)

El abuelo contaba a su nieto la primera vez que, con veinte años cumplidos, vio el mar.


-Entonces no se viajaba casi nunca. Tuve que esperar a hacer la mili para salir del pueblo. No como tú, que desde que naciste todos los veranos te han llevado a la playa.


Y el nieto, en vez de compadecerle, sintió envidia: “Qué suerte, poder conservar la impresión de ese encuentro, el instante en que sus ojos descubrieron, por primera vez, el mar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario